Sin categoría

Discurso premio Antonio Magariños 2017

Ad astra per aspera decía Séneca allá por el s. I de nuestra era, así como Jalepá ta kalá alegaban los griegos unos cuantos siglos antes. Y es que sí, verdaderamente al éxito se llega con esfuerzo, porque las cosas bellas son difíciles.

Queridos compañeros, profesores, es para mí un orgullo estar hoy aquí pronunciando estas palabras. En primer lugar, agradecer al profesor López Fonseca su exposición, la sabiduría es siempre bienvenida. Y agradecer también la presencia del director, familiares, coro y asistentes.

Señores, el reconocimiento que hoy se nos otorga a mí y a otros compañeros no es solo individual, sino que es fruto de dos intensos años de trabajo conjunto, ilusión y ganas de aprender. Sin duda fueron dos cursos intensos, de gran esfuerzo y espectacular aprendizaje. Entraba yo por aquel mes de septiembre de 2014 en el Ramiro sin saber que iba a pasar los mejores años de mi vida. En esta casa he aprendido literatura, historia, música, arte, latín o griego pero también he tenido experiencias vitales que me han marcado como persona y me han hecho ver otros puntos de vista. Y es que es cierto, el Ramiro imprime carácter.

Quizás resulte raro para algunos esto que voy a decir a continuación, pero me lo he pasado realmente bien en las clases de las distintas asignaturas que he tenido el placer de recibir. Y sobre todo, claro está, en las de latín y griego.

Recuerdo como si fuera ayer el primer día de latín. Todos dijimos de qué cofradía veníamos y el último día terminamos con un auténtico guateque. Miguel Ángel nos ha contado historias fascinantes de su pueblo, de cuándo se fue a trabajar a Suiza o de cuando era joven simplemente. Todavía seguimos esperando la foto de cuando era un chaval o los jabones o mantecados caseros que nos prometió, como tantas otras cosas que nunca hemos visto. Por supuesto, no podía faltar la comida (desde mermelada de rosas, elaborada en Rumanía, a dulces chinos, pasando por simples pero siempre bienvenidas patatas fritas de bolsa o una buena tortilla española). Pero que nadie se alarme, que entre risas, historias, anécdotas y promesas, también hemos aprendido latín. Y nos hemos desesperado con acusativos, dativos y otros casos o diversas construcciones con verbos varios, todo ello en compañía de nuestros queridos Ovidio, Virgilio u otros grandes de la literatura latina.

Miguel Ángel nos ha enseñado a querer y tratar la lengua madre, a utilizar el sentido común para traducir; hemos aprendido también al mismo tiempo castellano, y nos hemos dado cuenta de lo incultos que somos y lo que nos queda por aprender. Creo que tras estos dos años, podemos decir que tenemos algún conocimiento más.

En Griego, el registro ha sido totalmente diferente, pero en cierto modo parecido. Elisa nos ha transmitido elegancia, orden y alegría, además de exigencia y esfuerzo.

También ha habido tiempo para anécdotas, historietas y carcajadas, entre traducciones de Esopo, Jenofonte o Platón, por citar solo  algunos, o luchas incesantes con aoristos, imperfectos o la interminable tercera declinación. El primer día, todos nos miramos sorprendidos al enterarnos de que en 15 días íbamos a estar leyendo y traduciendo griego clásico, y efectivamente así fue. Siempre recordaremos con cariño esos minutos que Elisa nos ha dedicado en cada clase para corregir la frase o parte de texto que nos había tocado. En segundo, la intensidad de las traducciones subió, y hasta nos presentamos al concurso Atenea, en el que mi compañera África quedó en segunda posición. Puede que esto represente el esfuerzo y dedicación que hemos llevado a cabo los que de verdad nos apasionan las Humanidades.

Puedo decir tras hablar de estos maestros, porque para mí no sois ya profesores, sino maestros, que los compañeros de camino que he tenido el privilegio de tener han sido los mejores. Gema, continúa con ese trabajo característico tuyo, vas a llegar muy lejos. Maura, ya sabes que la selección de baloncesto de este país te espera, ojalá nos lleves a conquistar muchos éxitos. Andrea, aprovecha todo ese potencial que tú tienes, siempre te lo he dicho. Y África, compañera, puedes estar segura de que seré el primer cliente de tu librería. Finalmente mencionar a mi gran amiga Paula, que por desgracia no nos puede acompañar, ya que se encuentra en Londres. Recordad su nombre: Paula Arévalo, futura presidenta del gobierno.

Pero compañeros, olvidaos un momento de todas estas palabras y bajemos a la realidad. Las Humanidades, poco a poco, se están muriendo. O mejor dicho, las están matando. Lo que nos hace humanos lo quieren dejar en un segundo plano. Nuestras capacidades de razonar, de abstracción, de pensar, de reflexionar está poco a poco siendo sustituidas. Materias como la filosofía, y por supuesto el latín o el griego, se están reduciendo notablemente en los planes de estudios. Les pedimos desde aquí a los políticos, y a los institutos, que piensen en el ser humano que tal, y en la educación como forma de desarrollo de la personalidad del individuo. Porque en eso consisten las Humanidades. Porque el latín y el griego no son lenguas muertas, son lenguas inmortales siempre que haya personas que utilicen el lenguaje. Ojalá haya un cambio en este aspecto y nosotros, como futuros profesionales pero sobre todo los que ya están, reflexionen y potencien la razón, que es al final lo que nos hace humanos.

Y aunque tendría muchas más cosas que exponer hoy aquí, voy a ir terminando.  Como nos dice Elisa en la felicitación por la PAU, ahora que ya no han crecido las alas, seremos capaces de llegar a nuestras Ítacas con un gran caudal de aventuras, experiencias y conocimientos. Y efectivamente, dentro de unos años, con orgullo les podré decir a mis hijos, o simplemente a la vida, que yo estudié Humanidades. Y lo hice en el Ramiro de Maeztu. Muchas gracias.


Alejandro Villaluenga

Anuncios
Cultura

Crítica de Misántropo

Ha vuelto. La versión de Misántropo de Miguel del Arco que arrasó tanto con la crítica como con el público en 2014 regresa a los escenarios, esta vez en El Pavón Teatro Kamikaze. Esta adaptación de la obra de Molière ambientada en el siglo XXI tiene el mismo objetivo que tenía la obra original: reflejar la sociedad contemporánea.

La representación tiene lugar en el callejón trasero de una sala de fiestas, donde una serie de personajes se enfrentan con la fría y áspera verdad, con Alceste, el misántropo. Este personaje es el elemento distorsionador de una fiesta donde impera la hipocresía, el cinismo y la frivolidad. Israel Elejalde interpreta de forma brillante a un personaje fiel a sus principios, consiguiendo que el público conecte con un hombre amargado y de una sinceridad hiriente. Elejalde también se encarga de mostrarnos el lado más humano del personaje, de mostrarnos su debilidad: el amor por Celimena. Ángela Cremonte interpreta a la pareja (y antítesis) del protagonista, mostrándonos a una mujer cuya única ambición es medrar y que no tiene ningún reparo a la hora de entrar al juego de la hipocresía social para conseguir su objetivo.

Mención especial a Cristóbal Suárez, que interpreta a un magnífico Oronte. Las mejores (y más cómicas) escenas tienen lugar cuando Elejalde y Suárez se juntan en el escenario, sin duda alguna, una exquisitez interpretativa. Este factor puede ser contraproducente para la obra ya que el espectador ansía que Oronte y Alceste salgan al callejón.

La obra no sería lo mismo sin su excelente escenografía: desde la música hasta la iluminación juegan un papel fundamental en la obra. Todos estos elementos logran construir un drama con un tono jocoso que, mediante un humor ácido, critica a una frívola e hipócrita sociedad del siglo XXI. No duden en ir a verla.

Nota: 9/10

Álvaro Yángüez

  Título: Misántropo. Autor: Molière. Versión y dirección: Miguel del Arco. Reparto: Israel Elejalde, Ángela Cremonte, Raúl Prieto, Cristóbal Suárez, José Luis Martínez, Miriam Montilla y Manuela Paso. Con la colaboración especial de Asier Etxeandia (voz del tema musical Quédate quieto Escenografía: Eduardo Moreno. Iluminación: Juanjo Llorente. Música original: Arnau Vilà.

En El Pavón Teatro Kamikaze del 9 al 26 de marzo de 2017. Duración: 1 hora y 45 minutos.

Entradas en: www.teatrokamikaze.com

Misántropo (crítica) © Eduardo Moreno_1

Cultura, Inicio

Cultura

Pequeñas farolas iluminan la estrecha calle de Embajadores. El heterogéneo panorama que revelan es un fiel reflejo de Madrid. Si bien un paseo nocturno por la envejecida calle no es la más prudente de las opciones que ofrece la capital, sí es un recorrido obligado. El temerario paseo tiene como destino el número 9 de esta misma calle, donde se alza El Pavón Teatro Kamikaze.

Sigue leyendo “Cultura”

En el Ramiro, Inicio

El impacto de la filosofía ramireña en un alumno de 1960.

Durante su vida Luis Blázquez Torres ha sido adjunto al presidente del Banco Central Hispano, presidente de Mercamadrid y Consejero de Empleo y Economía de la Comunidad de Madrid, entre otros cargos. Hoy es entrevistado por algo que ocurrió mucho antes, entre 1959 y 1961, su paso por el Instituto Ramiro de Maeztu. En esta entrevista recuerda con cariño a algunos de sus profesores, reflexiona sobre la sociedad del momento y expresa su concepto sobre la que llama la filosofía del Ramiro.

P.- ¿Qué te trajo exactamente a estudiar en el Ramiro de Maéztu?

R.- En aquella época yo no tenía más opción que trabajar mientras estudiaba así que para poder cursar el Bachiller de entonces acudí a los estudios nocturnos del Ramiro.

P.- En la actualidad, el Instituto sigue teniendo un programa de bachillerato nocturno, ¿crees que ha cambiado la percepción que tenemos de los alumnos que cursan en este horario?

R.- Lo que realmente ha cambiado es la propia sociedad. Entonces se trataba de una sociedad que necesitaba trabajar y donde era fácil encontrar trabajo porque todo estaba en expansión. Lo que realmente era complicado era conseguir cultura. Por eso se pusieron estudios nocturnos en el Ramiro y en lo que entonces era la Universidad Complutense de San Bernardo. Así se pudieron hacer algunas carreras universitarias. Existieron también las becas salario. Entonces los estudios nocturnos eran la única forma de realizar el cambio social que supone ir a la universidad.

P.- ¿Cómo era compaginar el trabajo con el estudio?

R.- Era duro. Al final a lo que tenías que renunciar era a tu juventud. Es algo que claramente no debería ser necesario en otras épocas. Por eso se desarrollaron las becas salario, para que la gente generase ingresos mientras estudiaba si lo necesitaba. Hay muchas tardes y muchos domingos que no se podía salir y requería estudiar. También es verdad que solíamos ser mayores los del nocturno así que era más fácil razonar algunos conceptos. De todas formas para sobresalir había que tener mejores capacidades de memoria y demás. En un bachillerato como aquel era muy difícil que solo con trabajar salieras a flote.

P.- Esta edición impresa de la revista está siendo realizada en honor a un profesor del Instituto. ¿Recuerdas algún profesor que te marcase especialmente?

R.- Probablemente el profesor más unido al Ramiro, Don Antonio Magariños. Yo hice el Bachiller de letras y aunque sobre el papel me enseñaba latín y griego canalizaba muy bien las necesidades para que nos desarrollásemos como personas. Intentaba en todo momento transmitir y en cierto modo creó la filosofía del Ramiro que tantas oportunidades dio.

P-. ¿Has encontrado en tu vida profesional más gente proveniente del Instituto?

R.- Dentro del mundo de la Banca encontré a muchos alumnos del Ramiro, así como en mi vida social. En la política es probablemente donde menos gente proveniente de este círculo encontré.

P-. ¿Crees que hay alguna razón para ello?

R.- Bueno, la cultura especial que tiene el Ramiro nació como algo nuevo, algo desligada de las ideas políticas. Yo diría que el Instituto Ramiro de Maeztu de mi época encajaba mejor con Europa que con la España en que vivía. Era una auténtica vanguardia. Hoy debe seguir siéndolo solo que ahora el Ramiro tiene que ser una élite entre élites. Es un mundo muy distinto al de 1960.

P.- De todo lo que aprendiste el Ramiro, ¿qué es lo que consideras que más te ha ayudado posteriormente?

R-. Las ideas que me inculcaron en el Ramiro. Esta filosofía basada en la solidaridad y en llegar a la élite. Pero no tenía nada que ver con lo que ahora llaman el American Dream. No era una ambición de poseer ni de tener, sino de conocer. Esa formación personal me ayudó realmente en lo profesional y creo que es lo más característico del instituto de mi época.

Ana Fernández Blázquez

Opinión

Estoy cansada

Estoy cansada. Cansada de que todos los días salga una noticia sobre una mujer que ha sido violada, apuñalada, asesinada. Cansada de que se le otorgue poca importancia a la violencia de género. Cansada de que me digan que es imposible acabar con esta situación. Pero más que cansada, estoy triste y enfadada.

Empatizo con el sufrimiento de mis hermanas porque me pongo en su lugar, de manera que no puedo evitar que se me salten las lágrimas al leer sus historias. ¿Cuántas más deben morir para que las autoridades se den cuenta de que es un problema? ¿Cuántas violaciones debe cometer un hombre para que le metan en la cárcel? Es intolerable que los agresores anden sueltos por la calle, libres para seguir cometiendo atrocidades. Las agresiones deben ser condenadas y las sentencias deben cumplirse.

No quiero vivir en un mundo en el que me violan y la culpa es mía. Porque ibas provocando, porque no dijiste que no, porque ellos no pueden controlarse. La ropa que llevas o dejas de llevar no le interesa a los hijos sanos del patriarcado que buscan ejercer su dominación. No quiero vivir en un mundo en el que un padre que maltrata a su mujer tiene derecho a visitar a sus hijos. No quiero vivir en un mundo en el que rechazo a un hombre y me agrede o incluso me mata. No quiero vivir en un mundo en el que en un baño de una discoteca una mujer me pide que me quede con ella porque hay un hombre que la está acosando. No quiero vivir en un mundo en el que los hombres se creen que tienen derecho a pegar a mujeres. No quiero vivir en un mundo en el que los golpes no son los únicos que duelen. No quiero vivir en un mundo en el que las niñas de diez años son obligadas a casarse con hombres de cincuenta, que luego les echan ácido en la cara cuando se cansan de ellas. No quiero vivir en un mundo en el que la mutilación femenina es una práctica sistemática y aceptada.

Renuncio al miedo, a conformarme, a callarme. Quiero un mundo libre de violencia machista para todas. Quiero dejar de oír historias sobre mujeres que han sufrido abusos atroces, mujeres que ponen denuncias que no son tomadas en serio, mujeres que son amenazadas con chantaje, mujeres que sufren en silencio, mujeres que son asesinadas.

Somos, y seguiremos siendo, el grito de las que ya no tienen voz, porque nos están asesinando, y de mayores queremos estar vivas.


Isabel Chaves Pérez

Opinión, Sin categoría

Una forma de enseñar

LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA: INVESTIGACIÓN ERASMUS+

En la sociedad actual constantemente nos asaltan dudas de cómo debería de ser la educación, de si estamos haciendo “lo correcto” o si habría que cambiar el método pedagógico. El nuevo decreto de la Lomce y los captura-de-pantalla-2017-03-05-a-las-22-31-11recientes cambios con relación a las PAU (EBAU) hacen que los educadores y alumnos cuestionen la enseñanza actual. Para ello he querido hacer referencia a un proyecto sobre la Institución de Enseñanza que participó en el Erasmus+, en 2015. En este programa, muchos alumnos del instituto de cualquier modalidad dentro del Bachillerato o la ESO presentaron sus proyectos. Los alumnos seleccionados, Francisco Tomás Valiente, Rodrigo Rincón, Emma Fernández de la Pradilla, Marta Aguado, Marina Santos, Nicolás Lozano, Laura Anguis, María Menéndez, Alejandra Barón y Ana Barón presentaron sus trabajos de investigación en Estocolmo representando al instituto, junto con los proCaptura de pantalla 2017-03-05 a las 22.32.46.pngfesores Silvia Jiménez, María Dolores Pérez y Manuel Fernández. Hubo un intercambio cultural con otros países como Italia, Alemania o los Países Bajos. Fue un proyecto de gran difusión cultural y hubo un enriquecimiento pedagógico muy importante.
LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA
– Los orígenes de la ILE (Institución Libre de Enseñanza):
Un grupo de profesores se reunió en Madrid, con la intención de profesar libremente su misión, ya que la Universidad limitaba sus acciones, por lo que surge la idea de fundar una institución libre de enseñanza. El iniciador de ella fue don Francisco Giner.
Al principio la Institución era una escuela de estudios superiores, algo parecido a una universidad libre. En sus orígenes estuvo instalada en una casa de la calle de Esparteros, nº 9. A partir de 1878, se fue moldeando por el propio Giner, captura-de-pantalla-2017-03-05-a-las-22-34-39y se establecieron los estudios de primera y segunda enseñanza, convirtiéndose en una obra totalmente pedagógica, ajena a lo religioso o a lo político. La Institución se mudó a la calle del Obelisco. Más tarde fue estudiando los problemas pedagógicos, aconsejaba y enseñaba a todos los que se acercaban a él. Mostró un interés por la enseñanza en torno a la naturaleza, y el arte. Más tarde tuvo mucha influencia en la Residencia de Estudiantes y otras instituciones como la JAE.
GINER DE LOS RÍOS Y EL KRAUSISMO
– El krausismo le influjo bastante, al buscar un renacer no solo espiritual pero también educacional para España. Esto se ve reflejado en su principal interés por la obra del Ideal de la Humanidad refundida por Sanz del Río a partir de Krause.
Giner de los Ríos vio una oportunidad en la educación de reconstruir España, mediante la enseñanza lo que le convierte en el máximo representante de la Institución Libre de Enseñanza, al que se referirán y admirarán sus discípulos (Antonio Machado le dedica un poema, y Altamira se refiere a él como el Educador).
LOS VALORES DE LA EDUCACIÓN DE GINER DE LOS RÍOS:
-Basándose en Sócrates y Platón, mantenía la opinión de que la función del diálogo con el discípulo lo estimulaba y lo ayudada a aprender.
-El maestro, según Giner no debe de tener el objetivo de nutrir de noticias un cerebro y atiborrar de datos las inteligencias, sino debe de aspirar a influir a sus discípulos, en la formación espiritual.
-Las excursiones y paseos en el campo eran de gran importancia para Giner, dado a que se facilitaba el contacto con la naturaleza que tan importante es para el ser humano.
-Apoyaba la supresión de los exámenes dado a que pensaba sobre éstos:“No son tan sólo una inutilidad y una ocasión de intrigas, sino uno de los mayores cánceres de nuestra organización universitaria: quizá el mayor y más grave de todos. Tienen completamente falseado el punto de vista de la enseñanza en el maestro, el discípulo, la familia y la sociedad.
-También creía en una pedagogía en la que no hubiese ni premios ni castigos ya que se mostraba de acuerdo con la filosofía de libertad y la filosofía del derecho sin coacción.
-Defendía la libertad, una libertad de compuesta por la liberación del acto pedagógico (frente a sus convencionalismos y rutinas), los textos, las divisiones de materias…
-Para hallar ese ideal humano, Giner buscaba la plenitud humana. Por ello, opinaba que había que educar la mente y el cuerpo, por lo que la Institución incluyó en sus programas de trabajo pedagógico desde el principio, la práctica del deporte y las actividades manuales (con relación a los oficios).
-Visión de Giner por sus discípulos:“nuestro don Francisco”.
“..Saludaba con amable gesto, sentábase en el silloncito de caoba, colocaba sus papeles de notas sobre la mesa, y, después de pasarse la mano derecha por la frente despejada … comenzaba su lección …¡ escuchábamos embelesados, subyugados … sedientos, con sed insaciable.”-Adolfo Posada-
Algunos de sus discípulos que le escucharon y aprendieron del maestro fueron: Cossío, Leopoldo Alas (Clarín), Adolfo Buylla, Alberto Jiménez Fraud (fundador de la Residencia de Estudiantes), Leopoldo Alas (hijo), Machado…
Así pues, tomando como base esta pedagogía, el profesor debería enseñar a los alumnos a aprender y a pensar por sí mismos. ¿Y qué mejor manera que hacerlo con ilusión?

Ana Barón, 2ºJ